Crearte realizo taller de cocina apadrinado por la AEHGB

La Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica de Bariloche (AEHGB) apadrinó durante el año pasado el taller de cocina en Cre Arte, del cual participaron 14 jóvenes con capacidades diferentes. Se dicto una vez por semana y tres de sus participantes trabajan como ayudantes de cocina en el comedor de la Institución, brindando desayuno y almuerzo a los 70 alumnos que asisten diariamente al lugar.

En este marco, la AEHGB, aporto el dinero necesario para solventar los gastos del docente y todos los materiales requeridos. Este año la Asociación decidió acompañar a una institución puntual y colaborar en el desarrollo del taller mientras que el presente año se evaluará un nuevo apadrinamiento.
Desde Cre Arte, aseguraron que “en el taller de cocina se desarrollan actividades con diversos fines. Por un lado, a pesar de no ser una actividad artística que constituyen el eje del trabajo en el Centro Cultural, la cocina es un espacio donde se combinan elementos, se crea y se obtiene un producto de esa creación. Las limitaciones de la tarea representan una ventaja y una desventaja. La desventaja es que es difícil trabajar con un criterio de libre creación en la cocina, por los productos y los procesos que se deben cumplir en la producción de alimentos. Esto se puede alcanzar cuando los alumnos entienden las limitaciones y las leyes de la cocina”.

Al respecto, agregaron que “por otro lado representa una ventaja en el contexto del Centro Cultural porque este es uno de los pocos talleres donde la secuenciación de la producción construye estructura e idea de que para crear se deben respetar tiempos y procesos. Por otra parte este taller se constituye en un espacio educativo donde los alumnos interactúan con diversos contenidos como mediciones, cantidades, diferencias entre materias primas, lectura e interpretación de recetas. También se desarrollan habilidades como cortar, amasar, trasvasar, batir, pelar, rayar, pisar y triturar”.
Más adelante, explicaron que “se elaboran productos panificados que se consumen en las meriendas, con los demás alumnos del Cre-Arte. De esta manera también se promueve una identificación positiva hacia los participantes de este taller como así también se suma a la cadena de valor de los productos que se compran para el comedor institucional, cuando se diagrama el menú de la semana”.
Los objetivos planteados fueron el reconocimiento de los materiales y utensilios de cocina para lograr la elaboración de los alimentos y su uso correcto; interpretación de una receta y clasificación de la misma; elección de los materiales necesarios; diferenciación y orden de los pasos para la elaboración de la receta; reconocimiento de números y nociones básicas de medición; repaso oral de lo realizado en cada clase; y estimulación de la motricidad fina y la coordinación motora.
En el taller se trabaja tanto en forma individual como grupal, haciendo hincapié en la toma de decisiones, propiciando la colaboración, el respeto y la aceptación del otro y de uno mismo, con sus tiempos y sus posibilidades.

Las recetas

A lo largo de este período se han realizado las siguientes recetas: masitas de avena y pasas, galletitas de avena y nuez, masitas de avena y coco rallado, tarta de avena y nuez, pasta frola, pepas de membrillo, bollitos de membrillo, sacramentos, bollitos salados saborizados, grisines saborizados, cremotas, masitas de queso, pepas de dulce de leche, muffins con corazón de dulce de leche, alfajores de maicena, budín marmolado, budín de limón y de coco, brownies de coco, tarta de coco y dulce de leche, tarta de moras, budín de naranja e ingles y tarta de avena y azúcar negra.