AEHGB repudia los hechos de violencia sucedidos en el Concejo Municipal

soyem

La Asociación Empresaria Hotelero Gastronómica (AEHGB), a través de su Comisión Directiva, repudia los inaceptables actos violentos llevados a cabo por algunos miembros del Sindicato de Obreros y Empleados Municipales (SOYEM), sucedidos el día viernes en el ámbito del Concejo Deliberante.
En este sentido, desde la comisión Directiva se expresó que “tenemos claro que cuando se agrede verbal y físicamente a nuestros concejales, quienes fueron elegidos democráticamente recientemente para conducir los destinos de la ciudad, se lo está agrediendo al pueblo de Bariloche”.
“Dichos actos de violencia verbal y física nada tienen que ver con la voluntad de los vecinos de Bariloche, quienes libremente han elegido a sus representantes para que gobiernen persiguiendo la paz y el bien común”, agregaron.
Asimismo, la comisión de la AEHGB, manifestó que “pareciera que éste grupo del SOYEM, que seguro no incluye a la mayoría de los trabajadores municipales, no comprende la esencia de la democracia y se arroga la potestad de decidir o imponer como se debe manejar el municipio”.
“No es tiempo de especulaciones políticas ni mezquindades sectoriales, los vecinos han manifestado la necesidad de cambio. No estamos conformes con la Ciudad que tenemos ni tampoco con los servicios que presta hoy el municipio, todos sabemos que para modificar esa realidad deberemos realizar cambios, hacer un esfuerzo mayor, nosotros los ciudadanos incluidos los empleados municipales”, resaltaron.
Más adelante, desde la Asociación, indicaron que “nos parece muy bien que desde el comienzo de la nueva gestión se busque un reordenamiento funcional del Estado y celebramos que ello se pueda hacer sin despidos de personal, pero urge equilibrar la cuentas, ya no es posible aspirar a envíos extraordinarios de fondos de Nación o Provincia para solventar gastos corrientes y es mejor darse cuenta más temprano que tarde para evitar problemas mayores”.
Por último, desde la AEHGB, manifestaron la necesidad de hacer un “llamado a respetar a las instituciones, a la cordura y a la tolerancia, sin perder de vista el rol y la responsabilidad que cada uno nos toca”.